El Sabinar

Si a un lugar de Ayora podemos llamarle “rincón”, ese es EL SABINAR.
De las aguas sobrantes de La Cumbre, encauzado en un desfiladero de rocas, formando pequeñas piscinas naturales y grandes charcos… hasta filtrarse en su cauce.

 En años de muchas lluvias, es todo un espectáculo.