Escuelas de San José

“S.O.S Escuelas de San José”

Querido vecino/a;

Soy la ya antigua Escuela de San José, aquí me  mantengo a pesar de los años, y os escribo esta carta porque muchos de vosotros sabréis que estoy en peligro, me quieren derruir, convertirme en escombros para la construcción de un parque infantil. No tengo nada en contra de esos parques infantiles, e incluso creo que podríamos convivir juntos dentro de mi entrañable patio, y así darme vida, pues hace años que estoy abandonada por la desidia de unos y otros.

Me llena de tristeza saber de mi fin, porque me considero un edificio emblemático y arquitectónico singular, siendo un símbolo de identidad y de referencia de todo un barrio, ” mi Solana”. Nací allí, a  principios de los años cincuenta, cuando me crearon con escuelasmucha ilusión, pues aún recuerdo el día de mi inauguración, estaba reluciente, todos querían conocerme … y pronto mis paredes se llenaron de niños/as con ganas de aprender, y maestros con ganas de enseñar. Aunque no fueron los únicos que me hicieron sentir viva, porque con los años acogí diferentes actividades, entre ellas; talleres de costura y confección, la escuela de pintura,  el taller de restauración de muebles, clases de informática, … hasta la escuela de adultos. ¡Cuántos buenos recuerdos tengo de aquellos años!  Entiendo que muchos no me vean como un patrimonio histórico, pero al menos, que me vean como PATRIMONIO SENTIMENTAL de los centenares de ayorinos que os habéis formado en mis aulas.

Durante estos meses se ha hablado de mucho de mí, y quiero deciros que no estoy en ruinas, y no lo digo yo, lo dice un informe técnico a fecha del 29 de enero del 2014, me encuentro así por falta de mantenimiento, porque no me han cuidado, me han ido abandonando poco a poco, hasta convertirme en un almancén de trastos, lleno de polvo, ahora vacío ante la amenaza del inminente derribo. 

No puedo creer lo que quieren hacer conmigo, y más aún ante  la tesitura económica que estamos atravesando, si todo el dinero que quieren destinar en derruirme lo reinvirtiesen en mi rehabilitación y mantenimiento sería lo correcto, pues de lo contrario, sería derrochar un dinero público que no se tiene, creando una mala gestión de los recursos públicos. Se me ocurren tantas cosas que podrían tener cabida en mis paredes, que todas ellas, podrán incrementar el bienestar de todos los vecinos y enorgullecer más aún a nuestro pueblo (aquí os dejo una lista con alguna de las propuestas).

Me despido, con el deseo con el que miro todas las noches desde la veleta de mi tejado a las estrellas, pidiendo que ojala volviese  a servir a la gente, como cuando me construyeron para educar… Ojalá vuelva la cultura, las artes y la música a inundar mis paredes vacías. Espero que no me conviertan en un parque…”

 PD: Gracias por todas  las muestras de apoyo en mi fachada, y las más de 500 firmas en contra de mi derribo.

Documentación de interés.

Informe técnico sobre las Escuelas de San José del 29 de enero 2014 (pincha aquí).

Frases, opiniones y poesías en contra del derribo de las Escuelas de San José. (Recopiladas de las Redes Sociales). (Pincha aquí).

¡Apoya la causa! Y firma la petición en contra del derribo aquí.